Si no fuera por David Correa, técnico de sonido, no podríamos disfrutar de la obra en todo su esplendor. En un musical el sonido es muy importante y, gracias a David, hemos podido llegar a los niveles de profesionalidad que queríamos.