Iván Marrero pone el broche de oro a las ilustraciones del libro, gracias a su labor de maquetación y diseño gráfico del libro.