Gracias a Carlos Miranda la historia, después de tanto tiempo, se ha plasmado en papel y podrá llegar a más niños en forma de libro. Así la imagen de los personajes se define en forma de ilustraciones que podrán disfrutar, dentro de muy poco, todos los de la casa.