…tiene un pequeño comienzo. Y así también le pasó al Duende, perdido entre notas musicales, juegos y el caminar del reloj, poco a poco fue pasando el tiempo hasta llegar al gran proyecto que es hoy.